martes, 9 de abril de 2013

Cuando Internet une lazos


En numerosas ocasiones escuchamos los inconvenientes de la era digital, de que todo quede registrado, del uso sin control de las redes sociales… Pero en ocasiones, esa red social te da una alegría.

Así ocurrió el domingo por la mañana. Cuando encendí el ordenador tenía una solicitud, en una de esas redes sociales, de una chica. Al principio, por la foto, no supe quien era, han pasado ya once años desde que la conocí, pero la solicitud iba acompañada de un mensaje para “darme luces”. La sorpresa fue enorme, era una antigua alumna de Ciudad Sandino becada por Educo.

La recuerdo perfectamente. Cuando estuve por primera vez en Nicaragua mi trabajo fue visitar en sus casas a las 100 familias de los alumnos becados en el colegio Roberto Clemente.  Algunas visitas las recuerdas con más facilidad que otras, por el motivo que sea, y este fue el caso de esta alumna. Recuerdo que vivía con su mamá en una casa muy humilde, pero cada vez que llegaba a ella me esperaban con un fresco en la mano. Recuerdo que la niña siempre sonreía cuando me veía por los pasillos del colegio, recuerdo la ilusión que le hacían las cartas de su colaboradora y el entusiasmo con el que contestaba, recuerdo que su mamá trabajaba en un puestecito del mercado de Ciudad Sandino, recuerdo verla atender a los clientes o esperar en una silla a que llegaran, recuerdo el cariño con el que cada vez que volvía a Nicaragua la alumna y su madre me recibían.

Arlen, que así se llama, comenzó a ser becada en el año 2000 y terminó sus estudios de bachillerato en 2008. Fue una alumna muy buena y gracias a eso consiguió una beca en una de las mejores universidades de la Managua, la UCA. Esa fue la última información que tenemos de ella.

Pues bien, esa niña, que ahora es toda una mujer, con su esfuerzo y estoy segura que con el apoyo incondicional de su madre, está a punto de ser Ingeniera en Sistemas y Tecnología de la Información. Gracias a sus notas ha conseguido mantener su beca durante cinco años y en Diciembre defenderá su proyecto de fin de carrera.

Además desde hace unos meses ya ha encontrado trabajo en un banco. Me cuenta que trabaja todos los días de ocho a cinco de la tarde y de seis a nueve acude a la Universidad.

Su mensaje va acompañado de una petición, que si seguimos teniendo contacto con la persona que la becó en el colegio le digamos que su esfuerzo no fue en vano.

Desde Educo nos alegramos mucho por todo lo conseguido por esta alumna. Seguramente su caso no será el único. A veces los alumnos becados se quedan por el camino, pero en otras muchas consiguen bachillerarse e incluso como ha sido el caso de esta chica llegar a la Universidad. Sea como sea sabemos que la aportación de los colaboradores no es en vano, conseguimos hacer llegar ilusiones a familias humildes, conseguimos abrir una puerta a la esperanza  a niños que creen que no está entre sus posibilidades estudiar solo porque el destino decidió que nacieran en una zona en vez de en otra, en definitiva, conseguimos seguir adelante con nuestro lema de creer que a través de la educación conseguiremos hombres y mujeres libres.

No se si la mamá de Arlen soñó algún día con que su hija sería ingeniera, pero no me puedo imaginar el orgullo que debe de sentir.  Desde Educo te deseamos mucha suerte con tu proyecto.

Esta es la historia de Arlen, pero estoy segura que es la historia de muchos niños a los cuales hemos ido becando durante estos años.

Y estas son las cosas que nos impulsan a seguir adelante a pesar de las dificultades. Gracias Arlen, por haber rebuscado las redes sociales para encontrarnos y hacernos partícipes de tu historia.


Arlen sostiene en alto la carta de su colaboradora.



Arlen, en la actualidad, junto a su mamá

Etiquetas:

miércoles, 3 de abril de 2013

Noticias desde Costa de Marfil: transcripción de su carta.



 Queridos amigos, seguimos trabajando con ilusión y auténtica motivación: por la justicia, por los excluídos de la fortuna, por los que viven en esos rincones de nuestro mismo mundo donde parece que no enfocan las cámaras de nuestras televisiones. 
En cambio nosotros miramos hacia allá y os traemos noticias de Costa de Marfil. Como sabéis no es fácil ni frecuente obtener información de este país, donde Educo colabora con Becas dentro del Programa de Estudios profesionales en el Centro de Formación de la ciudad de Man. Sus responsables, la hermana Genoveva Djambela y la hermana Margarita Pons nos han mandado una amable carta de la que transcribimos la mayor parte aquí:



CENTRE DE FORMATION TECHNIQUE FEMININ
B.P. 1585 ABIDJAN 22

MAN, Côte d’Ivoire.
 


Este año, como el año pasado, dedicaremos vuestra aportación para ayudar a las alumnas de aquí de una forma más generalizada, favoreciendo así a mayor número de jóvenes, cada una según sus necesidades, de forma que no otorgamos una beca completa a nadie; esta solución realmente ha sido buena, pues en realidad, si lo miramos bien todas son becadas, ya que el coste real de alumna/curso es de 260000 Francos Cefas (calculando sólo los sueldos) y las alumnas pagan al año: 100.000 Francos cefa las de 3°, 95.000 las de 2° y 90.000 las de 1°; como podéis comprobar la diferencia es mucha; sería imposible para ellas formarse en un oficio y menos con título del Estado si no fuera por las ayudas que vamos recibiendo.


Este curso sólo tenemos 6 chicas que se pueden presentar a los exámenes de Estado. Es difícil en este medio encontrar jóvenes con el nivel de estudios  requerido pues el 65% de las jóvenes  de esta región no  han estado escolarizadas o han frecuentado la escuela 2 o 3 años, lo que supone un alfabetismo grande.
Por esto damos los cursos prácticos con todos los niveles de escolarización juntos, pero se diversifican a la hora de los cursos teóricos: por un lado las que no saben leer ni escribir, por otro las que pueden sacarse un certificado de estudios en un año o en dos, por otro lado las que tienen un nivel aceptable y podrán este año o los siguientes presentarse a los exámenes oficiales. Como veis supone por nuestra parte un esfuerzo grande a la hora de contratar profesorado, pero no queremos convertir nuestra Centro en un Centro de élite: sólo para las que pueden obtener su titulo. Queremos rescatar sobre todo las jóvenes que la vida no les ha dado la oportunidad de estudiar y que sin embargo pueden ejercer muy bien un oficio en su parte practica. Hemos optado por la mujer y toda mujer.
 
Llenas de cariño y agradecimiento:



Hna Genoveva Ndjambela                           Hna Margarita Pons



Os recordamos que en nuestro boletín nº 12 de diciembre de 2011, incluímos un artículo más extenso sobre la situación del país tras las elecciones de 2010 y la situación del Centro de Formación.



Etiquetas: , ,