domingo, 17 de febrero de 2013

VIERNES EN LOS COCOS, NICARAGUA NUNCA DEJA DE SORPRENDER


Ciertamente Nicaragua nunca deja de sorprender, supongo que es parte del amor, dicen que cuando dos personas siguen enamoradas, entre otras cosas, es porque no  dejan de sorprenderse mutuamente.  El enamoramiento pasa, entonces queda el amor, si es alimentado y el respeto se instala en la pareja, hay más cuestiones importantes, ya lo sé, pero hoy quiero hablar de eso. 

Nicaragua me sorprendió, me enamoró y ahora siento un amor hacia su gente que no siempre es reposado, pero que me mantiene dispuesta a seguir adelante en algo en lo que creo, en el ser humano, en el derecho que tiene a ser feliz y en la esperanza de que algún día lo lograremos entre todos.

Como era de suponer, la situación en los Cocos sigue siendo difícil, muy difícil, lo cual, como decía, no deja de sorprenderte. Y más complicado es tener que elegir  quien es merecedor de entrar en el programa de becas, cuando muchos necesitan de ella y solo tienes alguna para repartir. Estando entre ellos, da rabia caer en la cuenta  de que, aunque es verdad que en España hay crisis y por eso colaboradores nuestros de momento no pueden continuar, tampoco podemos estirar más el dinero de la gente que nos lo confía para ayudar a estos niños y niñas... y mira que miramos bien en que lo utilizamos e intentamos llegar a todo lo que podemos...   Y  da más coraje cuando tienes que decidir otorgar la ayuda a un alumno porque su papá gana tan solo 6 € menos. ¿A quién le das la beca, al niño cuyo papá gana 800 Córdobas (25 €) al mes o al que gana 1000 Córdobas (31 €) al mes y ambos en trabajos temporales?  Cuando en el fondo, 200 "pesos"  arriba o abajo, no los saca de su miseria.

Pero siento que algo se está moviendo en los Cocos, algún día se logrará que no haya tanto absentismo escolar, que los progenitores valoren la educación de sus hijos, que les hagan el seguimiento necesario para que no se queden en casa porque hoy no les apetecía ir a la escuela...  y que llegando a adultos sean capaces de tomar las riendas de su vida y no se dejen llevar por la apatía del momento o la desidia  y no se tumben en la hamaca a ver pasar su vida como si no fueran los protagonistas de la misma.

Mar Sarmentero







Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Inicio