martes, 19 de febrero de 2013

LA OTRA GRANADA. LUNES 18 DE FEBRERO





Granada es una ciudad colonial a orillas del Gran Lago de Nicaragua,  fundada hacia 1524 por Francisco Hernández de Córdoba.
Pasear por sus calles es trasladarte a siglos pasados e imaginar a las mujeres con sus blancos vestidos vaporosos, los hombres  con sombrero de paja y coches de caballo trasladando a unos y otros de casa al lago, del lago a la catedral, de las isletas al centro...y aludir a criollos, indígenas, españoles y hasta piratas, caminando por la ciudad. El turista que viaja a Nicaragua debe pasar por Granada y admirar sus antiguas construcciones, hoy transformadas en lujosos hoteles, donde por precios muy asequibles puedes sentirte transportada a  otra época. Pero tras esa fachada de casas majestuosas y coloristas que evocan un pasado glorioso para unos y quizá más condenado para otros, encuentras la otra Granada. Como en toda ciudad desarrollada, aunque no nos guste reconocerlo y no queramos verlo existen núcleos de pobreza y miseria de la que duele ver tan cerca.
Haciendo la visita a las casas de los nuevos becados, reconoces que han sido bien seleccionados, sus casitas están situadas en barrios de calles polvorientas, sin asfaltar, sin alcantarillado, donde aguas negras y grises son vertidas a la vía, donde juegan, corretean y encuentran su diversión los niños. ¿Cómo no van a enfermar? Diarreas, gastroenteritis, enfermedades infecciosas... Como decía Hermana Tere es importante conocer que gran parte de nuestros alumnos viven en estos barrios.
En el Colegio Sagrado Corazón  al finalizar la reunión de padres, o mejor dicho madres, solo uno de 32, no hay una sola que no te quiera abrazar y dar las gracias porque su retoño pueda estudiar en ese centro, lo que probablemente le asegure un futuro mejor.
Pero más gracias debo darles yo, por la confianza que depositan en la Asociación Educo. Sobre todo les debemos respeto y todo nuestro esfuerzo, porque la educación de sus hijos en cierto modo, está en nuestras manos, en que seamos capaces de mantener el programa de becas, de gestionarlo adecuadamente y de conseguir que nuevas personas se nos unan para poder ofrecer a este pueblo un porvenir más esperanzador y más feliz.
Mar Sarmentero













Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Inicio