sábado, 3 de marzo de 2012

UN AÑO DIFÍCIL PARA COSTA DE MARFIL TRAS LAS ELECCIONES DE NOVIEMBRE DE 2010




Con un poco de retraso dado que la documentación llegó a finales de agosto a nuestra sede, os transcribimos parte del  informe recibido desde Man. A los que colaboráis en el Programa de Estudios Profesionales en Costa de Marfil, hemos intentado enviaros información de como iban las cosas. Ahora queremos dar a conocer al resto de socios y colaboradores que ha estado pasando en ese país en este año que acabó.

Julio 2011, Man, Costa de Marfil.
La ciudad de Man

A finales de noviembre de 2010 tuvieron lugar las elecciones presidenciales. Las expectativas no eran nada buenas y la gente vivía con el miedo en el cuerpo. Muchos abandonaron la ciudad para refugiarse en sus poblados, otros ya no regresaron de sus vacaciones esperando reiniciar sus actividades cuando las elecciones pasaran.
Así se vivía una psicosis de incertidumbre, cada uno se preparaba para lo peor.
El día de las elecciones hubo bastantes irregularidades: grupos que impedían llegar a las urnas, supervisores que eran obligados a abandonar el puesto, urnas desaparecidas...
¿Cómo hacer el recuento de votos en esta situación?
El día de la proclamación de resultados no llegaba nunca, era aplazado una y otra vez. Por fin se dio el resultado que ocasionó el descontento del pueblo que se manifestó con actos de violencia entre los diferentes partidos. Abidjan sufrió directamente estos ataques.
Los organismos internacionales quisieron encontrar una solución pacífica. Ni Naciones Unidas de África, ni la ONU, pudieron hacer nada. El Presidente saliente Gbagbo no renunciaba al poder y no reconocía haber manipulado los resultados; entre tanto la televisión nacional enviaba mensajes de enardecimiento a los jóvenes a defender el país a favor de Gbagbo, las informaciones que daban eran partidistas y estaban siendo armados los reclusos y los jóvenes. De día en día aumentaba el número de personas que huían del país...
Los ataques se iban aproximando a Man, diversas ciudades de nuestro alrededor sufrían el saqueo y los crímenes iban en aumento. En muchas ocasiones se ignoraba la autoría, en otras se sospechaba.
Los que tuvimos posibilidad, temiendo una posible guerra nos aprovisionábamos de alimentos no perecederos y de lo que podía acoger nuestros congeladores.
Con esta inseguridad reinando en el país los medios de transporte fueron disminuyendo, el mercado y las tiendas no podían obtener los productos...Contábamos con nuestra provisiones y eso nos daba cierta tranquilidad. Durante el mes de diciembre hubo cortes de luz en la zona norte y oeste del país, los cortes de electricidad duraban unas veces 15 días, otros siete. Una nueva dificultad se introdujo en las tiendas y en nuestros hogares: todo lo congelado se perdió: carne, pescado, verduras, pan...
Se unía a este problema el cierre de los bancos... aunque nos llegará la ayuda no la podíamos recibir.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Inicio